miércoles, 23 de octubre de 2013

Sueño por fanatismo

Todo comenzó desde que me enteré que OWL CITY viene a la Argentina en el Z Festival y a partir de ese momento, empecé a soñar con él, sus recitales, pero nunca una charla cara a cara, como me solía pasar cuando soñaba de chico con otros famosos. El tema es que cada vez que me despertaba, sabía que no iba a poder ir porque (oh casualidad) se me llenaron de otros compromisos mas importantes y el presupuesto general se fue al caño. Averigüé las entradas y el día que iba a ir, pero me deprimió saber que era caro pagar por alguien que encima iba a estar como telonero de... JUSTIN BIEBER. Automáticamente dije NO pero una parte de  mi corazón decía SI, aunque si iba, iba a cometer una locura.
El tema es el siguiente: desde que me enteré de esta noticia (hasta el día de hoy) tuve tres sueños. El primero aparecía junto a Natalia Oreiro (no me pregunten porque con ella, porque no tengo la mas pálida idea) corriendo, llegando tarde a algo que ni yo sabia a qué, en una calle. Esa calle se convirtió en una especie de pasillo con vallas de un recital... mi cara se transformo pensando: QUE VAMOS A VER???? De repente escucho música conocida, giro a mi derecha y veo a Adam con su banda ensayando y a mi izquierda, fans sentados viéndolo. Ahí, le dije a Nati: DEJAME, ME QUEDO ACÁ y ella me responde mientras corría BUENO, DESPUÉS AVISAME CUANDO TERMINE. En el instante que me iba a acomodar para verlo sentado.... me despierto. Me quería morir.
El segundo sueño fue mas flashero aun: estaba por tomar el subte hasta que lo veo a Adam en su skate yendo a algún lugar, ahí lo empiezo a perseguir para decirles unas palabras... las que siempre le he querido decir: ADAM, ME ENCANTA TU MÚSICA, ME CONECTA CON MI VERDADERO SER, TUS LETRAS SON MUY INSPIRADORAS PARA MI VIDA, GRACIAS POR EXISTIR y bla bla bla. Pero un paso en falso produce que desaparezca y no lo vuelva a ver jamás. El sueño termina caminando por donde andaba él con su skate y cantando una de sus canciones. Bien depresivo el final.
Pero el tercero fue el peor y el más corto de todos: estaba (creo) en la Feria del Libro y lo veo caminando en sentido contrario con cara de enojado a Adam, lo alcanzo a ver pero algo en mi cabeza decía: No te des vuelta, es en vano que le preguntes PORQUE ESTÁ ASÍ. Cuando me despierto, ya sabía el motivo. El día anterior fue cuando me enteré que en el Z Festival iba a ser telonero y dije: NO VOY.

Éste es el post de hoy, contando como mi fanatismo por una banda puede, no solo aparecerte en tus sueños, sino que fue producto de mi ansiedad por el recital y que en la vida real, tengo que saber separar las cosas que me gustan con las que son mas importantes, y no seguir la corriente de mi locura.