viernes, 27 de octubre de 2017

Reseña: "Pájaros Negros" de Lucila Varise

SINOPSIS: Seis amigos en una quinta los últimos días del verano. Un eclipse de luna. El paso de un cometa. Un ritual. Y nada ni nadie vuelve a ser lo que era.

OPINIÓN PERSONAL: Segundo libro que lanza esta autora y sigue superándose y sorprendiéndome. El argumento parece la de cualquier peli típica de terror: chicos vacacionando en una cabaña en el medio de la nada hasta que sucesos extraños empiezan a suceder. Lo original de la autora es agregarle su toque esotérico y lynchiano (porque lo surreal no podía faltar en ella). Además el número seis se encuentra presente en la historia: el libro está fraccionado en seis partes, cada una caracterizada por seis cartas del tarot que tendrán su función, ya que la trama transcurre en seis días junto  seis amigos, además que la carta del Diablo se haga presente varias veces (representado por el mismo número). Lucila logra que la frase hecha "las apariencias engañan" o "no confíen en nadie" o "nada es lo que parece" se cumpla porque logró su cometido: dudar permanente de todos y de todo, incluyendo a la protagonista: Lola.
Un libro, a diferencia de su anterior obra Almas Nocturnas, está narrado de manera lineal, en tiempo presente, y sólo desde el punto de vista de la protagonista. Una lectura rápida que apenas supera las 250 páginas, ya que la autora no se detiene en detalles absurdos. Lo justo y necesario.
Y por último, pero no menos importante, agradecer a la editorial por el ejemplar y organizar un hermoso encuentro con la autora para conocer en profundidad esta nueva historia que, si bien no es mi género favorito, lo disfruté como tal por la cantidad de referencias que pude captar. 

CALIFICACIÓN: ✭✭✭✭✰

Portada original

FRASES DESTACADAS

"(...) mis sueños se están volviendo cada vez más extraños, creo que hay algo malo dentro de mí, como una oscuridad que va creciendo, sino, ¿por qué tengo estas pesadillas? ¿Por qué es que no puedo librarme de ellas?"

"Dicen que todas las personas tienen un punto de quiebre, un punto de no retorno (...)."

"-Bueno, La luna en este caso está relacionada con el eclipse. Pero como ven en el dibujo a esta luna llena le ladran desde el suelo dos animales, un perro y un lobo, y desde el agua sale un cangrejo. Señala que hay algo oculto, cosas que pasan a nuestras espaldas sin que nosotros sepamos. Pero por sobre todo tiene que ver con sueños premonitorios y podres psíquicos. Tenemos que confiar en nuestra intuición."


"(...) la aparición repetida del Diablo puede tener un significado importante. Es la carta del Enemigo. De alguien que actúa en nuestra contra. Pero también a veces se refiere a nosotros mismos, a veces nosotros somos nuestro peor enemigo.
El Diablo es una carta de miedos, de temores que nos paralizan.
Todo lo relacionado con "lo oscuro" viene simbolizado por esta carta. Una persona que conjura contra nosotros mediante embrujos podría venir avisada por El Diablo.
También significa estar atado por voluntad propia, atado a nuestros miedos más profundos. Las cadenas son sólo una ilusión y pueden liberarse cuando uno afronta sus peores pesadillas."

"¿Nunca tuviste un sueño realmente aterrador? ¿Uno de esos que te dejan paralizado del miedo, que te hacen cuestionar tu salud mental y que sabés que lo recordarás por el resto de tu vida? ¿Esos sueños retorcidos y oscuros de los que pensás que nunca más vas a despertar? Yo si (...)."

"(...) casi invisible, solo una pequeña rajadura imperceptible. Pero ahí estaba. Y lo que pasa con las grietas es que si no se las arreglan, sólo se agrandan. Hasta quebrarse.
(...) Ahí lo supe. (...) Yo tenía el don. Y me pregunté qué cosas más podría hacer. Esa fue la primera de mis tantas predicciones que se cumplirían."

"(...) la verdad a veces es tan dolorosa que preferimos no enfrentarla. Pero en el fondo sabe que tiene razón.
(...) Hay quienes aprenden a lidiar con las pérdidas y logran, con el tiempo, atenuar el dolor. El agujero en el corazón se va cerrando, pero para otras personas ese agujero crece y crece cada día más, como un monstruo que los devora hasta que solo queda lo negro. Entonces es como si pendiéramos de un hilo entre la realidad y la locura, hasta que un día no nos podemos sostener más y simplemente caemos, y ese agujero nos traga por completo. Caemos y caemos, pero nunca llegamos al final."

"No podemos escapar a nuestro destino, por más que lo intentemos, siempre nos alcanza."