sábado, 9 de diciembre de 2017

Reseña: "Todo lo que nos pasa" de Samantha San Romé

SINOPSIS: Todo lo que nos pasa es una pieza escrita en quid costumbrista que bien serviría para demostrar que los humanos hablamos en clave de poesía todo el tiempo, pero que no lo percibimos porque ya casi no nos escuchamos; un trabajo de construcción delicada y resultado maquinal que sin pretensiones nos obliga a repensar el amor, las relaciones y la esencia misma de los modos que nos definen desde la mirada de Julia, de cada Julia, de todas las Julias que espejan todos los rostros que la enfrentan a lo largo de un relato escrito entre café y estrellas, aun cuando las almas se observan y se desean a través de ventanas eléctricas hasta que las vence el sueño.

OPINIÓN PERSONAL: Hace mucho que no leo un cuento corto, además de encontrarme con una prosa descontracturada, en el sentido de no ir a lo convencional. La autora utiliza a la misma protagonista en tres situaciones diferentes que se intercalan y comparten valores de vida, sentimientos, acciones, a lo largo de los 63 capítulos que componen el libro. Una historia semi-atemporal del cual costó arrancar ya que la conversación entre Julia y Betty, uno de los personajes, está narrado mediante párrafos. Cuando esto se vuelve habitual, uno puede identificar quién habla cada frase. También, destaco el cambio que hay en la trama entre la prosa tradicional y el uso de los chats como otra forma de conversación. Un libro que no se desperdicia ya que la magia se encuentra en las palabras (como en las reflexiones de Betty y en los pensamientos de Julia).
Y por último, pero no menos importante, agradecer a la Editorial HOJAS DEL SUR por el ejemplar.

CALIFICACIÓN: ✭✭✭✭✰

Portada original en español

FRASES DESTACADAS

"Algunos sufrimos más que otros y generalmente esa distribución siempre es injusta. (...) nunca hay que tener vergüenza de ser lo que somos. (...) Los que hablan poco saben mejor lo que dicen."

"Los de tauro somos así: sensibles. (...) el destino es un desgraciado. en la vida hay que elegir. 
¿Vos elegiste (...)?"
No.

"¿sabías que la diferencia más grande que tenemos con los animales no es la razón? ¿Y cuál es? El amor. Siempre lo estamos buscando."

"Es que al principio mostramos solo la parte que nos gusta y que creemos que puede gustar a los demás.
Yo creo que está todo ahí a la vista desde el principio (...). Pero solamente vemos lo que queremos ver."

"(...) todas las culturas creyeron que había algo. Dios me va a perdonar la desconfianza porque yo soy creyente, pero también tengo miedo. ¿De morir? De morir no. De morir sin cielo. Es más fácil creer en la reencarnación (...) ¿En la reencarnación crees? No, solo digo que es más fácil."

"(...) no creer en nada también es un religión.
Ateísmo.
Arrogancia."

"El tiempo es un dolor (...). 'Hay tiempo', dice la gente. No hay un carajo. Siempre es una ausencia porque siempre ya pasó. Es desesperante.
Yo a veces pienso en nuestro tiempo como una cuenta regresiva. Se activa cuando nacemos y a partir de ahí, se va gastando. No es que lo invente yo. Es como un reloj de arena. Parece una pavada, pero si lo pensás bien, es algo que se gasta. Que siempre ya pasó. es desesperante."

"Para los taurinos, la traición es lo peor. (...) ¿Qué es lo difícil? Saber lo que tenés que pensar. Es más fácil saber lo que tenés que hacer, que lo que tenés que pensar. El problema ahí es la palabra 'tener'. Podés hacer y pensar lo que quieras (...)"

"Nosotros (los taurinos) siempre calladitos. tragamos, tragamos, tragamos. Y cuando abrimos la boca, agarrate."

"A veces pienso que la única forma de tener una vida plena es sabiendo cuándo nos vamos a morir y no tener demasiado tiempo, para no postergar nada, Yo rompería todos los relojes, ¿no te parece lindo? Vivir sin saber la hora."

"(...) el ser humaon no puede detener la lluvia, per sí la violencia. Lo único que no podemos modificar es lo que naturalmente no se pude modificar. ¿Como un huracan? Claro."

"A veces llegar a una conclusión es como estar unos minutos flotando en el aire. Como despertar de un sueño profundo y de repente descubrir el sentido en su totalidad y cuando te das cuenta de que al fin entendiste algo, la idea desaparece y ya ni siquiera recordás y las cosas vuelven a ser confusas."