martes, 7 de marzo de 2017

Reseña: "El Principito (Le Petit Prince)" de Antoine de Saint-Exupéry

SINOPSIS: Un piloto (el mismo autor) se encuentra perdido en el desierto del Sahara después de que su avión sufriera un desperfecto, pero para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. Mediante una larga conversación, conocerá la verdadera misión de este personaje.


OPINIÓN PERSONAL: Es uno de los libros del cual no tuve la oportunidad de leer en la escuela (como a muchos otros) pero al hacerlo, me dieron ganas de releerlo ya que, a medida que crecemos, lo reinterpretaremos y cada personaje cobrará un sentido diferente. 

Uno puede deducir que es un libro autobiográfico, no sólo porque está narrado en primera persona, sino por la cantidad de referencias y similitudes con su vida. A La Rosa se la ha interpretado como el amor incondicional del autor, aunque cuando lo leí no lo había llegado a comprender de esa manera. Tiene un final a libre interpretación del lector mientras que la serie animada del 2011 logró reforzar muchas matices que pudieron quedar en la nebulosa con el libro.
Con respecto a la estructura narrativa, no contiene palabras complicadas (para un infante, quizás si) ni muchas páginas. Destaco las ilustraciones hechas por el mismo autor para que la esencia original de esta historia no se pierda o se distorsione con sus múltiples adaptaciones que tuvo a lo largo del mundo.
Finalmente, reconozco que es un libro difícil de calificar, sin embargo me ha acompañado, sigue y seguirá haciéndolo por el resto de mi vida.
CALIFICACIÓN: ✭✭✭✭✭

Portada en español, bajo el sello Salamandra.

Algunas de las FRASES DESTACADAS

"Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre las millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas."

"Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo, eres un verdadero sabio."

"Hubiese sido mejor venir a la misma hora (...). Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, mas feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón..."

"No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."

"Si amas a una flor que se encuentra en una estrella, es agradable mirar el cielo por la noche. Todas las estrellas están floridas."