viernes, 16 de febrero de 2018

Reseña: "Ángel" de Pablo Mariosa

SINOPSIS: Francisco atraviesa una crisis existencial y comienza a percibir su entorno desde una nueva perspectiva. A partir de este despertar, Ángel irrumpe en su vida, al igual que Gabriel, su hermano, quien intentará ayudarlo. Una serie de hechos alterarán la vida común y casi monótona que Francisco, quiera o no, jamás podrá recuperar.

OPINIÓN PERSONAL: Este libro cayó como anillo al dedo. Una lectura de tinte experimental, autobiográfico y fúnebre (no me atrevo a decir espiritual porque se lo suele malinterpretar el término). Por ser el primer libro del autor, vuelca su conocimiento literario en esta historia con pocos personajes donde la historia suele tomar caminos que no esperamos para nada, y eso me gusta: que nos sorprenda. La portada puede resultar extraña y engañosa. Yo lo leí luego de experimentar "La Ciudad y Los Árboles" y ese fue mi pie para poder leer este libro. ¿Valió la pena? Valió la pena. 
A diferencia de otros libros que suelo reseñar, no es el tipo de libro que leería cualquiera porque son de esas historias que te buscan a vos, a ti, en el momento justo.

CALIFICACIÓN: ✭✭✭✭✰

Portada original (ejemplar fuera de stock)

FRASES DESTACADAS

"¿Será así la muerte? ¿Será un largo dormir? De ser así, ojalá ocurra mientras sueño."

"Por momentos, sueño despierto. Esto no significa que vea las cosas como no lo son; (...). Simplemente me aparto de lo material, me voy por los caminos abiertos por mis propios pensamientos. Descubro lo desesperante de esta sociedad en la que vivimos, donde todo es correr, es cantidad sin calidad, es qué pasó y no cómo pasó. Todo parece ser obvio; pensarlo está de más, no sirve, y al que lee un libro de novecientas páginas monótonas lo consideran 'gran lector', mientras que otro lee una estrofa de una poesía compleja y es un 'un bicho raro'. Vos sabés lo mucho que me gusta leer y, a la vez, lo poco que sé. Y acá está lo maravilloso (...)"

"En estos últimos días mi vida cambió. Es un cambio profundo. No sé si considerarlo bueno o malo, por eso me limito a ser testigo. Cuando uno comienza a buscar la esencia de cada cosa que se le cruza en el camino, la incertidumbre lo acongoja."

"Los recuerdos son peligrosos: la imaginación juega con ellos, les sonríe, se esconde y se muestra una y otra vez. Entendé por esto mi temor a perderte, a nublarte, a tu posible somnolencia.
¿Para qué te describo? ¿Cuál es el fin?
Quizás deseo conocerte para conocerme, saber por qué fuiste vos (...) que despertó mis pasiones, la que me hinchó de amor y me cortó la respiración para limpiarme los pulmones."

"Y (el mundo actual tiene como eje al tiempo; el común de la gente no permite a su cerebro casi ningún esfuerzo, (...) y este mundo es tan maduro, que todo cae de maduro; este mundo posa su mirada multitudinaria en la fantasía cuando mueve cifras de numerosos dígitos, porque el dinero se cuenta como los segundos, los minutos y las horas, que representan cifras, porque las cifras representan días; este mundo no es el mejor de los mundos posibles, ¿o no, (...)?)"

"Si yo me fui de la ciudad fue para purificar mi alma con la ayuda de la pureza de campo, de las montañas, de la naturaleza en sí. Me fui de la ciudad con ansias de ser. Sí, deseaba ser por elección propia. En la ciudad uno debe ser y eso intenta destruirte a vos. Sos consciente de lo que te impone este monstruo y tus pensamientos se atropellan incesantemente."

"-La muerte es el último suspiro (...). El cuerpo respira y el alma suspira. La muerte invierte el proceso. La muerte es la única certeza del hombre y lo acongoja cuando es consciente de ella. (...) Por eso es necesario buscar un Dios."

"-¿Nunca amaste a nadie? Los hombres y las mujeres mueren, no son como tu Dios.
-Mi Dios es tu Dios. Dios es uno para todos. Vos elegís si obedecerlo y beneficiarte con su gracia y lo que te ofrece casi gratuitamente.
-No tengo la culpa de no tener fe.
-Caíste en las garras del siglo veintiuno.
-Necesito claridad.
-Te falta voluntad. Dios no va a enviarte un ángel para dictarte una clase de teología.
-No me tomés el pelo (...)
-Dios todo lo perdona. Aún estas a tiempo."