viernes, 17 de noviembre de 2017

De Libro a Film #2: "Coraline" de Neil Gaiman VS "Coraline" de Henry Selnick

Esta va a ser una entrada especial ya que no sólo explicaré mi experiencia con la obra de Neil Gaiman desde el punto de vista literario, sino también audiovisualmente.

CORALINE
(Portada del libro en la edición de su adaptación cinematográfica)

Reseñado en mi blog y comprado en el 2013, fue mi primer libro de Neil Gaiman que leí y disfruté, dándome la posibilidad de abrirme a nuevos géneros. Una historia publicada en 2002 que engaña al público ya que uno pensará que es ATP (Apto para Todo Público) pero, si uno hubiese leído o tenido el conocimiento con anterioridad que este autor busca perturbándonos de muchas formas posibles, caeremos en la trampa.
En cuanto a la estructura narrativa, contiene 13 (número de mala suerte, para los supersticiosos) capítulos con una ilustración en blanco y negro al final de cada uno de ellos. La ambientación y los personajes se comportan como cualquier libro de suspenso. No decepciona, con un ritmo ideal y vertiginoso por momentos, que provocará querer saber más. Una trama sencilla con pocos personajes que, a medida que la historia avanza, se volverá retorcida a tal punto de sentirnos sofocados, en el sentido de estar atrapados en el mundo de Coraline con su familia y el enigmático gato que vive en esa casona.

CORALINE Y LA PUERTA SECRETA
(Afiche oficial del film, en Latinoamérica)

Estrenada en 2009 y dirigida por Henry Selick (El Extraño Mundo de Jack), esta adaptación cinematográfica utiliza la técnica conocida como stopmotion, que consiste en generar fluidez mediante imágenes fijas y una vez proyectadas a una cierta velocidad, y gracias a la tecnología digital, produce la ilusión de movimiento.
Si comparamos con la fuente original (el libro), encontraremos ligeros cambios ya que en cuanto a trama argumental se mantiene "a raja tabla". El único cambio es que uno de los personajes no es mencionado en el libro y aparece como su vecino, un chico peculiar que anda en bicicleta y solo habla con nuestra protagonista: Coraline. Aunque su primer encuentro casi le cuesta su vida, su aparición corresponderá al del narrador, que le advertirá de los posibles peligros si desobedece o investiga mas de la cuenta en la casa de la cual recién se mudó con su familia. La estética en cuanto a espacios, vestimenta y paleta de colores (que nos hace recordar a los films de Tim Burton) corresponde a la de cualquier película de suspenso infanto-juvenil. Si tuviera que calificar el target sería Apta para Mayores de 13 años aunque la franja de edad, hoy en día, va cambiando (además de que depende de otros parámetros que desconozco, ya que para cada país tiene sus propios límites).


¿Ustedes cuál prefieren?


¡Eso es todo amigos!