domingo, 22 de julio de 2018

Reseña: "Deslinde" de Debret Viana

SINOPSIS: Una novela modular, poética, patética, filosófica y salvaje con un exquisito y perturbador sentido del humor y del amor.

OPINIÓN PERSONAL: Si nos queremos sumergir en la vorágine de contradicciones sin cesar del autor, estamos en el lugar correcto. Porque DESLINDE es mas que una novela, es un viaje sin control donde la autobiografía está acompañado por la poesía; donde unas simples anotaciones remiten a un pasado que el protagonista no quiere recordar, sin embargo le trasmite nostalgia; un desorden temporal y espacial para el espectador bajo el orden autoral; donde un ente llamado M se hace presente... ¿quién es M? A lo largo de 13 capítulos, acompañado de un epílogo realizado por una colega del autor que resume básicamente el libro desde su punto de vista, iremos descubriendo este mundo atípico donde lo raro y/o asqueroso es moneda corriente, pasando por mitos urbanos, angustias, representaciones y diversas situaciones de la vida cotidiana. DESLINDE no es solo desamor, es la vida misma vista con otros ojos, desde un marginado sin edad, un observador realista cuasi/pesimista que busca sobrevivir en esta sociedad que no entiende, que intenta encajar aunque (le) demuestre lo contrario. 
DESLINDE es un libro ágil para personas astutas (no es recomendado para todos, a eso me refiero), cuyas páginas desbordan poéticamente una escritura spanglish con referencias literarias y cinéfilas, bajo una estructura experimental. Además, que lo haya leído en el momento justo le añade un plus, una estrella mas a la calificación.

Y por último pero no menos importante, agradecer a la editorial HOJAS DEL SUR por el ejemplar.

CALIFICACIÓN: ✭✭✭

Portada original

FRASES DESTACADAS

"¿Qué haría con los días, con las horas, conmigo?
Lo dicen como si dejar de escribir fuese algo posible, algo efectivo. Es decir, lo dicen como si escribir no fuese una enfermedad.
Lo que no entienden es que las enfermedades son necesarias. Las enfermedades note matan. Lo que te mata es la vida.
Las enfermedades te mantienen vivo. Son la fuera que posterga un poco más la muerte. La resistencia al final, la cuerda que se tensa. Y al mismo tiempo, la exploración del propio cuerpo y del propio ser: es el dolor el que ilumina las partes de tu cuerpo que siempre dejaste pudrir en la inercia de la sombra."

"(...) del amor se pueden decir algunas cosas mientras acontece -pocas, porque mientras el amor sucede no hay mucho que decir: solo hay que habitar el suceso-; es posible decirlo todo después del final, porque es como un funeral donde es preciso velar cada momento pasado y rememorar las bondades y miserias del cadáver; pero antes del amor no hay de que hablar, porque antes del amor no hay nada."


"Toda historia de amor termina cuando terminan las desventuras del amor: cuando nada obstaculiza la posibilidad del amor.
Yo, para prevenir el fin del amor, me poblé de desventuras imaginarias.
El amor, en sí, no le interesa a nadie. Toda la historia literaria del amor es prologal."

"Donde el mundo se escandaliza, yo hallo paz."

"(...) yo no sirvo para los finales, yo duro, prolongo, soy mecido por la inercia de o remanente.
Que el gran final de todo venga a cercenar todas las pequeñas tramas inconclusas."

"No me gustan los finales.
Supongo que traté de saltearlo. De pasar a la siguiente cosa, ya después del final. No salió muy bien que digamos. Y creo que, en buena parte por eso, sigo ahora atorado en esa puerta mal cerrada.
No sé decir adiós. Me parte.
Entonces huí."

"(...) puedo hacer lo correcto, pero durante un rato. Y ese rato o me da tiempo para otra cosa que no sea tirar abajo el pedestal donde puse lo que amaba."

"Si dos personas vibran el mismo tono en el mismo instante: eso es todo lo que haya, eso detiene la eclosión del universo, eso lo salva todo, lo justifica todo.
Si no, no.
Si eso no existe, nada importa.
Fue algo mundano y pasajero."

"¿qué es preferible: tener razón y ser miserable o estar equivocado, ser un imbécil y ser feliz?"

"Escribir (...). Es un mecanismo fallido: es el que quedaba. Del mismo modo que un viejo escribe sus memorias para no perderlo todo, para que quede algo. Para que todo no haya sido en vano."

"el amor es un juego que se juega solo, y en el que siempre gana el otro."

"No sé qué carajo es amor, pero amo.
¿Alguien sabe qué es?
No es algo que se pueda decir, es algo que se hace, y punto.
(...)
Yo amo. Solo, averiado, tortuosamente, en vano.
Pero amo.
Y en la pureza de este deporte terrible que me consume, creo que es natural que me pregunte esto: ¿y si soy un santo?"

"Una biblioteca es una compañía, un futuro, un territorio familiar y extraño por el que pasear y extraviarse. La biblioteca se llena no con lo leído, sino con posibles puertos donde tal vez algún día sea grato encallar. Una biblioteca es una cuestión de fe, un espacio enrarecido entre maderas donde las palabras de los muertos vibran."

"Caen frente a nosotros y vemos, por un segundo, las cosas tal como son. (...) Entonces elegimos: arder en la hoguera de la verdad, o desviar la mirada.
Si escribo es porque siempre desvié la mirada."

"Parí, sin quererlo, un espectro. ¿cómo aparece un espectro? Por descuido.
Se alimenta de las emanaciones que no llegan a ningún destino: de lo que dejamos dispersarse sin conducirlo a una verdadera acción. Ocupa los intersticios.
Crece en los rincones deshabitados. En los lugares donde siempre da la sombra."

""El amor que pasó es una cosa muerta que posa su hedor sobre cada ínfimo detalle de tu vida.
Impregna tu ropa, y tu colchón, y forma una película levísima  en tus pupilas: ya no ves las cosas sino a la muerte trepando por ellas.
El amor que muere apesta"

"Un recuerdo es algo que viene, no algo que está. Desde algún punto del presente regresa a nosotros algún punto del pasado. Eso es un  recuerdo."

"Una novela es como una carta, y si no la dejo ir, es como una carta no enviada. Al no cumplir su cometido, se estanca, se pone rancia, se pudre, le salen tumores y tentáculos, me tendría cautivo, me tomaría como rehén.
[...]
Toda la literatura es una carta de amor no enviada.
(...)
Es lo único que se puede hacer con las cartas no enviadas: disimular.
Fantasmatizar el destinatario.
Toda la industria de la novela se alimenta de eso.
Todo lo que escribimos es un desencuentro. Y una crucifixión"

"La religión es inclinarse sufridamente ante una ausencia alucinada, apretando contra el pecho una nostalgia hipotética de cosas que nunca pasaron."

"-No te sorprendas (...), soy yo y no soy yo.
Volverás a encontrarme y me perderás. Una vez
más vendré; pues pocos hombres me han visto y
ninguno me ha comprendido. Y me olvidarás y me
reconocerás y me olvidarás."

"-una foto es siempre lo que ya no es, ni será: una sustracción de lo irrepetible-."

"¿Por cuánto tiempo más tengo que ser yo?"

"¿Puede sangre nueva manar de una herida cerrada? ¿O, más bien, la herida cerrada no hace más que impedir el derramamiento de la sangre podrida, y entonces esa sangre se mezcla con la sangre sana, y lo pudre todo y la peste vive y avanza?
¿Cuándo dejar cerrar una herida, si el cuerpo sana (o, mejor dicho, se cierra) peor por dentro estamos corroídos sin remedio?"

"Escribo para sustituirla con la escritura. Es un acto innoble: pero la soledad es una disciplina que hay que poblar de alguna manera."