sábado, 2 de octubre de 2021

Reseña: "Sarah de Córdoba (Sarah Du Cordoue)" de Rolande Causse

SINOPSIS: Sarah es la hija mayor de una familia judía que vive en Córdoba en el siglo XII. Para ayudar a su padre, casi ciego, con sus trabajos de investigación en la gran biblioteca de la ciudad, debe vestirse de hombre. Es así como conoce un mundo vedado para las mujeres que le exige mucha fortaleza. Conoce también a Ahmed, un joven musulmán de quien se enamora profundamente —en la Córdoba de esa época convivían musulmanes, cristianos y judíos—, sin embargo, la invasión de los almohades los obliga a separarse sin que tengan la seguridad de que volverán a encontrarse.


OPINIÓN PERSONAL: Leído por recomendación (que rara vez lo hago), esta historia fraccionada en 6 capítulos tiene sus cosas buenas como sus osas malas.
Un libro que, bajo un contexto histórico de éxodo y búsqueda de pertenencia, deja en claro que los hombres hacían todo lo laboral mientras las mujeres solo atender y obedecer sus ordenes. En cambio, la familia de Sarah hará la excepción para que la nueva generación crezca ante una mejor imagen.
El problema que tuve con la historia es la inclusión del amor, en esta ocasión no lo sentí necesario debido al drama que estaban atravesando todos. Un intento de "girl power" forzado, mientras cumple con su misión mediante una identidad que no le pertenece: Samuel. Acá es cuestionable varios factores que, como joven adulto, se pueden analizar, pero al estar apuntado a un target infanto-juvenil es un riesgo a correr.
También se me dificultó un poco la prosa: había descripciones innecesarias que no aportaban a la trama (especialmente en la travesía del éxodo).
Como el cuento es corto, no puedo explayarme más. Sin embargo ¿Sacié mi curiosidad? SÍ. ¿Valió la pena? NO FUE LO QUE ESPERABA AUNQUE ME SORPRENDIÓ. Entonces ¿lo recomiendo? CON PRECAUCIÓN.
Y por último, pero no menos importante, agradecer a la editorial por el ejemplar.


CALIFICACIÓN: ✭✭✭✰✰


Portada original


FRASES DESTACADAS


"Tú haces un bien, (...). El saber que atesoras nadie te lo podrá quitar. (...) Aprovecha."

"No se puede educar a un hijo y dejarlo ir... Durante toda la ida lo miramos, lo observamos, tratamos de descubrir sus secretos, tratamos de protegerlo... Quizá todas las madres son así..."

"Es justo que un pueblo practique su lengua, su religión, sus tradiciones, que comparta su pasado y su historia y que posea un porvenir común. Es injusto que un pueblo no pueda frecuentar sus lugares de culto, que se le prohíba leer sus libros y escribir en su lengua; es injusto que ya no pueda vivir con el respeto de aquellos que lo rodean. Que una comunidad sea obligada a ocultarse, a mentir, a denunciar, a traicionarse a ella misma, no puede justificarse. Cuando no ha cometido ningún delito, ninguna falta, ningún daño, se vea obligada a abandonar su lugar, su ciudad, su casa, sus recuerdos y padezca los peores sufrimientos en el camino. Eso es inaceptable, la fuerza bruta no puede ser tolerada; ningún daño, ninguna mujer, ningún hombre debe ser víctima de una invasión armada; ningún ser humano debe ser obligado a cambiar de religión; ningún ser puede aceptar la del vencedor."

"-¿Qué tan cierto es eso de que las muchachas tienen un carácter caprichoso? -me preguntaba.
-¡Es absurdo!, de niñas se conviernten en mujeres y nadie les habla de esa transformación.
-Escuché a mamá pelear y defender la idea de que la mujer no estaba hecha solo para el matrimonio y la procreación.
-Ella tiene razón. Algún día, todas las muchachas aprenderán a leer y escribir, estudiarán (...)
-Yo no comparto tu gusto por los estudios, aunque a veces envidio tu libertad..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.